[CRÓNICA] Minuto de silencio por las asesinadas del franquismo

Alrededor de 100 personas han participado hoy 16 de Enero, en la facultad de Ciencias Políticas y Sociología, en el minuto de silencio que se celebró después de las clases.

No en honor de Manuel Fraga, muerto el domingo 15 de Enero.  Ni en el de ningún otro ministro o partícipe de la dictadura franquista y sus crímenes.

En honor de Enrique Ruano, Mari Luz Nájera, los 5 trabajadores de Vitoria de marzo del 76… de todos los asesinados y simplemente quienes dieron sus mejores años en las luchas por las libertades y por las conquistas sociales.


Hemos recordado que Manuel Fraga, ese franquista convertido en demócrata, ordenó que se manipulara el diario del estudiante asesinado por la policía Enrique Ruano, para que el asesinato pareciera suicidio. Que fue también Fraga quien desmintió que a Julián Grimau se le hubiera maltratado estando detenido: sin embargo sabemos que mentía, y que antes de ser ejecutado después de un juicio sin garantías, la policía le había tirado por una ventana. Que, ya muerto Franco, era Manuel Fraga el ministro de Gobernación, cuando la policía hirió a 150 personas en Vitoria y mató a 5 trabajadores con sus disparos.

Un gran número de estudiantes de esta facultad hemos demostrado no participar de la versión oficial que repiten los medios de comunicación y los grandes partidos. El consenso oficial falsea de forma infame la historia de este país: los verdugos son demócratas, y los demócratas y luchadores quedan relegados a un olvido humillante. No, por mucho que se repita Manuel Fraga no fue nunca un demócrata. Estaba entre quienes reprimían, asesinaban o justificaban los asesinatos, reprimían y torturaban.


Por eso hoy nosotrxs hemos decidido homenajear a quienes sí  lucharon y sí trajeron las conquistas a este país, en ocasiones pagando incluso con su vida. 

Comunicado leido:

Ayer, 15 de Enero de 2012, murió Manuel Fraga Iribarne a los 89 años de edad.

Ministro de Información y Gobernación en la dictadura, el pacto de silencio promovido por las élites en la transición le permitió pasar al campo de los demócratas sin pedir perdón por los miles de asesinados durante la dictadura en la que él tuvo un papel activo. Que Fraga sea hoy recordado por el discurso oficial como “Padre de la Constitución”, una constitución cuya redacción fue limitada y tutelada por el ejército franquista, en lugar de como cómplice de una dictadura fascista, es un símbolo de los déficits democráticos de nuestro sistema político. Fraga es padre de lo peor de nuestro presente,. Y combatió contra lo mejor que tenemos, y contra los miles que entregaron la vida por la libertad. Sólo en una democracia tutelada, nacida del silencio y la impunidad, un Ministro cuyo cometido era justificar y adornar la barbarie de un régimen asesino, es hoy despedido como demócrata.
Además de político franquista, Fraga fue catedrático de Ciencia Política en esta misma facultad. Nos enorgullecemos recordando que tuvo que dejar de impartir clases por la presión de los estudiantes, que le llegaron a hacer un juicio popular por su responsabilidad en la justificación y manipulación de los asesinatos de Julián Grimau y Enrique Ruano.  Estos estudiantes sí fueron los auténticos demócratas, que haciendo frente a la represión y la falta de libertad de expresión, le demostraron clase tras clase que en esta facultad ni eran ni son aceptados ni bienvenidos los que fueron parte de la dictadura o los que la justifican. A ellas y a ellos sí les debemos el fin de la dictadura. No a reyes ni ministros de Franco. Nosotras, estudiantes de la facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense, hoy no rendimos homenaje al ministro y profesor franquista, y co-responsable de tantos asesinatos.
Hoy nos acordamos de Enrique Ruano, estudiante arrojado desde un séptimo piso por la policía franquista. El entonces ministro de Información ordenó que se manipulara el diario del estudiante para que el asesinato pareciera suicidio: ese ministro franquista al que hoy los artífices del pacto de silencio de la transición rinden homenaje. Nos acordamos de los cinco trabajadores de Vitoria, asesinados a tiros por la policía en marzo de 1976, siendo Fraga ministro de Gobernación. Y de otros muchos luchadores más. Nos acordamos de las nuestras: las mejores estudiantes de esta facultad, las que lucharon por la democracia y la libertad. Nos acordamos de los nuestros, los trabajadores que desafiando los sindicatos verticales, la censura y la represión lucharon por los derechos sociales y laborales de los que hoy disfrutamos todos. Nos acordamos de los nuestros, y decimos bien claro que los crímenes son eso, crímenes. Y quienes, como Manuel Fraga, los ordenan, los justifican, los ocultan o los apoyan son CRIMINALES. Manuel Fraga ha muerto, y por tanto nunca rendirá cuenta de sus actos. Pero sabemos quiénes lucharon y arrancaron una a una las conquistas políticas y sociales, pagándolo en ocasiones con su vida… y quienes estaban en el otro bando: los que intentaban frenar la vida, los que reprimían y asesinaban a estudiantes y trabajadores.
Las y los estudiantes de esta facultad rendimos ahora un minuto de silencio por los nuestros, los luchadores por la democracia, la libertad y la justicia.

NI OLVIDO NI PERDÓN
PORQUE FUERON SOMOS, PORQUE SOMOS SERÁN

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s